Muchas personas llegan a consulta asegurando que están siendo atacadas por algún tipo de energía densa la cual adjudican a la magia negra. Aunque no niego su existencia tampoco acrecento su poder, por eso hoy quiero que reflexionemos sobre el tema porque creo que es la única manera de convertirnos en seres responsables.

¿Eres consciente de que tú mismo te puedes estar haciendo automagia negra?

Así es, actos como :

  • Ser rencoroso y vengativos.
  • Sentir odio por otra persona.
  • Apropiarte de lo que no te pertenece.
  • Dañar a alguien de manera consciente sin sentir remordimiento.
  • Maldecir.
  • Involucrarte en relaciones con personas comprometidas.

En fin, la lista es más larga.

La ley universal de causa y efecto nos enseña que así como el boomerang que lanzas vuelve a ti en algún momento, todas tus actuaciones, palabras y pensamientos son la acción que genera una reacción que en algún momento volverá a ti.

La tarea entonces es a permanecer en conexión con nuestro espíritu y nuestro Cristo interno, trabajar en moderar nuestras emociones viscerales, aprender a tranquilizarnos y no dejarnos desestabilizar por situaciones externas que buscan sacarnos del centro, de ésta manera paramos el ciclo karmático que nos persigue.

Somos los dueños de la realidad que vivimos, cada microsegundo estamos creando o destruyendo y es por ese motivo que debemos ser reflexivos sobre lo que estamos siendo y haciendo hoy.

Con amor, Adriana

2 comentarios

    • Adriana

      Con todo amor, gracias a ti por estar en éste espacio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.